Recibe cada miércoles una reflexión para tu mejora profesional

Newsletter 024 de Agricultura Profesional

024 Cómo vencer la parálisis por análisis y avanzar

Hola.

Soy de la idea de que, si vas a hacer algo mejor hacerlo bien, porque para hacer cosas a medias o mal hechas mejor no hacer nada.

Sin embargo, debido a este pensamiento solía tardar mucho en actuar, porque mi mente funciona de manera lineal (tengo formación como ingeniero), por lo que siempre necesitaba más datos para justificar mis decisiones y finalizar mis tareas.

El que mi mente sea lineal no es ni bueno ni malo, solo implica ventajas y desventajas, dependiendo de las circunstancias. Es ventajoso cuando necesito estructurar proyectos y desventajoso cuando necesito que la creatividad aflore.

Seguro sabes a dónde voy:

La tan temida parálisis por análisis.

Tardé años en entender cómo superar esta limitante, que estoy seguro que cuando menos en algunas ocasiones también te ha afectado, por lo que te puedo decir que no es sencillo superarla.

Porque confundía el hacer bien las cosas con hacerlas perfectas.

-Sí, ya sé que dicen que la perfección no existe, pero no estoy de acuerdo. Dejaré esto para otro día-.

Te explico esto con un ejemplo, que así es más fácil de entender:

Imagina que tienes que crear una presentación para exponer en un evento importante, pero dicho evento es en 3 meses. Lo que va a pasar es que le vas a dedicar muuucho tiempo, vas a hacer muchos cambios, te vas a complicar con diseños, imágenes, colores, etc., y aun así llegará el día indicado y cambiarás cosas.

En cambio, si el evento es pasado mañana entonces harás una presentación lo más sencilla y práctica posible, el tema de diseño quizá lo dejes lo más simple posible, en lugar de complicarte la vida con información rebuscada harás que tus mensajes sean claros y directos, y no tendrás tiempo para cambios.

¿Cuál presentación será mejor?

Casi con seguridad la segunda, al menos según las experiencias que he vivido.

Hay una ley, que no recuerdo cómo se llama, que dice que el trabajo se expande hasta ocupar el tiempo disponible.

Esta es la razón por la que solo tengo media hora para escribir estos textos. ¿Podría hacerlo mejor si tuviera 2 horas? Quizá, pero pienso que hay una gran posibilidad de que perdería mucho tiempo dándole vueltas a los temas.

Y así aplica con la mayoría de mis tareas de la semana: tengo un tiempo límite para hacerlas.

Mi objetivo es hacer algo el 80-90% de bueno, suficiente para que yo lo presente.

Sé que si les dedicara el doble de tiempo a las tareas que realizo presentaría algo 90-95% de bueno (y buscar el 100% es viable, pero la cantidad que se necesita de tiempo y otros recursos aumenta considerablemente), pero hace tiempo aprendí algo muy importante:

Debo tomar decisiones con la información disponible y finalizar tareas con los recursos disponibles, porque nunca voy a tener la información completa ni recursos infinitos.

Es así de fácil.

Y con esta mentalidad me he convertido en un terminator. Tarea que empiezo tarea que termino. Así es como saco 10 pendientes por día.

Que ojo, a veces me veo envuelto en una tarea a la que ya le dediqué más recursos de los necesarios; entonces necesito parar, para pensar cómo finalizarla rápido sin dejar de cubrir mi estándar (80-90% de bueno), para así evitar seguir enredado y moverme a otra cosa.

Entonces. Deja de pensar tanto y actúa, deja de darle vueltas a los temas y decide. El 95% de quien vea uno de tus resultados no diferenciará entre un resultado de 80-90% de bueno y uno de 90-95% de bueno, pero tú si verás un aumento en tu productividad.

-Hoy te iba a hablar de la intuición, pero me desvié y terminé en este tema, así que la intuición la dejo para la próxima semana-.

-Hasta la próxima.