Escucha Podcast Agricultura en: Spotify, Apple, Google, Amazon e iVoox.

Imagen de cabecera para la newsletter 013

013 Buenas preguntas derivan en buenas respuestas

Hola.

Hay algo que me encanta de ChatGPT y modelos similares de inteligencia artificial:

Para obtener valor de ellos debes ser muy claro con las preguntas que haces.

Se dice fácil, pero requiere práctica aprender a hacer buenas preguntas; y, de hecho, tú necesitas hacerte buenas preguntas para así poder obtener buenas respuestas.

¿Buenas preguntas sobre qué?

Sobre mejora profesional, por supuesto, pero podemos extrapolar hacia la vida en general.

Piensa por un momento:

¿Para qué temas o cuestiones has buscado respuestas en lo que va del año?

  • ¿Para aprender sobre un tema concreto?
  • ¿Para desarrollar una nueva habilidad?
  • ¿Para conseguir más clientes?
  • ¿Para ganar más dinero al mes?
  • ¿Para llevar tu negocio al siguiente nivel?

Todos buscamos respuestas para mejorar y/o solucionar muchos aspectos de nuestra vida; incluso a veces buscamos respuestas de manera inconsciente, es decir, sin percatarnos de que estamos buscando una respuesta para algo que no nos deja dormir.

Ahora bien, si las respuestas que estás obteniendo no te convencen, quizá lo que te está fallando es la parte inicial de tu búsqueda: hacerte buenas preguntas.

Agreguemos contexto con un ejemplo:

Quieres ganar más dinero en la empresa en la que trabajas.

Una primera forma de solucionar esta «inquietud» es ir directamente con tu jefe y plantearle que quieres ganar más dinero. Luego seguramente te hará peguntas para las que quizá no tengas una respuesta clara:

  • ¿Por qué quieres ganar más?
  • ¿Cuánto más te gustaría ganar?
  • ¿Qué resultados has generado para ganar más?
  • ¿Qué pasaría si no te puedo aumentar tu salario?

Si no tienes respuestas bien definidas a estas preguntas y otras similares tus posibilidades de lograr tu objetivo (ganar más dinero) disminuyen drásticamente.

Yo te recomendaría una segunda forma de afrontar este reto…

Antes de ir con tu jefe cuestiónate profundamente, hasta responder a la pregunta: ¿Si yo fuera mi jefe qué factores harían que quisiera pagarme más dinero al mes? En otras palabras, hazte las preguntas difíciles y busca responderlas satisfactoriamente, para cuando seas cuestionado por alguien más tengas listas tus razones.

Algunas preguntas difíciles serían:

  • ¿Realmente he hecho lo necesario para merecer un aumento?
  • ¿He solucionado problemas relevantes/importantes para mi empresa?
  • ¿Aporto el suficiente valor para que consideren pagarme más?

Hay muchas más, pero ya te vas dando una idea hacia dónde voy…

El cuestionamiento personal -hacerte las preguntas correctas y difíciles- te lleva a obtener las respuestas que necesitas, tanto en el aspecto laboral como en tu vida en general.

Hay una frase al respecto:

«Una pregunta bien formulada es la mitad de una respuesta».

No te lances de cabeza buscando respuestas, porque muchas veces te darás cuenta mucho tiempo después que lo que te está fallando son las preguntas.

Mejor dedica tiempo a pensar bien tus preguntas, y sobre todo, evita las preguntas fáciles y ve por las preguntas difíciles desde el inicio; luego, cuando las tengas listas, verás que es más fácil obtener respuestas.

Por cierto, hacerte las preguntas difíciles es un camino rápido para destacar del promedio, porque la mayoría evita a toda costa las preguntas difíciles, las evitan como si estuvieran malditas.

-Hasta la próxima.

Suscríbete a la newsletter

Cada miércoles una reflexión para tu mejora