Escucha Podcast Agricultura en: Spotify, Apple, Google, Amazon e iVoox.

Imagen de cabecera para la newsletter 008

008 Invierte en las herramientas que te facilitarán la vida

Hola.

Esta semana he tenido conversaciones sobre el tema de la productividad con varias personas, derivado de un contenido de Justin Welsh que me dejó pensando mucho.

Justin decía en su newsletter que no siempre tienes que estar buscando la optimización de recursos y tareas, porque dejas de disfrutar lo que haces.

Y hasta cierto punto concuerdo, porque me ha pasado.

Sin embargo, hay algo en lo que me he vuelto obsesivo:

Optimizar el uso de herramientas.

Me explico…

Durante muchos años no pagué por una sola herramienta de mi propio bolsillo, porque creía que la empresa en la que trabajaba debía proporcionarme todo lo necesario.

Sin embargo, con el paso de los años he cambiado esa mentalidad, porque ya me di cuenta de que las empresas no necesariamente tienen que pagar por todo.

Además, como la gran mayoría de profesionistas piensa lo mismo que yo pensaba, pues pagar por ciertas herramientas es una forma en la que puedo destacar del promedio.

Continuo con la explicación…

Hace un par de años comenzó mi obsesión por tener las mejores herramientas disponibles.

Y ojo, mejores no implica las más caras, sino las que me resolvieran un problema.

Saber cuáles son las herramientas adecuadas es una de las habilidades más importantes en la era digital, porque no se trata de trabajar por horas sino por resultados.

El problema es que con tantas herramientas gratuitas y de bajo costo, es más fácil perder productividad que ganar productividad.

Por ello decidí comenzar a buscar, probar y quedarme solo con aquello que me resolviera un problema concreto -de hecho, yo huyo de los servicios y plataformas que te ofrecen muchas herramientas en un mismo sitio, porque termino perdiéndome entre tantas opciones-.

Y para mi búsqueda lo hice de la siguiente manera:

  • Primero, herramientas de código libre (gratuitas, vamos).
  • Segundo, herramientas de bajo costo (de pago único o hasta $500 mensuales).
  • Tercero, herramientas de más de $500 pesos mensuales.

Esta estrategia me ha funcionado, porque utilizo unas 20 herramientas constantemente para mi trabajo (entre software, plataformas, webpages, apps, etc.), y al menos la mitad son gratuitas -hay muy buenas herramientas de código libre-.

Pero vamos al grano…

Cuando hay que pagar, pago.

Por ejemplo, ChatGPT me ahorra cada semana alrededor de 5 horas de trabajo (porque le he dedicado tiempo a aprender a usarlo) lo que para mí implica pagar con mucho gusto los 20 dólares mensuales que cuesta.

Otro ejemplo, por Textexpander pago 80 pesos al mes, y me ahorra unas 2 horas de trabajo cada semana.

Y así tengo otros ejemplos, donde soy totalmente feliz de pagar por algo que me solucione un problema o parte de un problema.

¿Por qué pago por ciertas herramientas?

Fácil…

  • Porque el tiempo es mi recurso más valioso.
  • Porque puedo lograr más resultados con menos esfuerzo.
  • Porque no voy a esperar a que mi empresa me pague todo lo que necesito.

Una vez que aprendí a invertir en herramientas es algo que no dejaré de hacer.

Porque quiero trabajar más inteligentemente que duramente.

¿Hay alguna herramienta digital o de otro tipo que te facilite a ti la vida?

-Hasta la próxima.

Suscríbete a la newsletter

Cada miércoles una reflexión para tu mejora